Utilitaristas

Jeremy_Bentham_by_Henry_William_Pickersgill_(cropped)

Otros filósofos éticos y meta- éticos.

Con mi poco saber, creo que a partir de la ilustración los filósofos tienden a ser  “humanistas”.  Humanistas en el sentido kantiano de pensar que no necesitan agentes causales, externos al Hombre, que le digan cual es su objetivo ni lo que debe hacer.

Al no creer en “Atractores” externos se quedan sin el Bien Supremo Trascendente como objetivo . Pero tampoco tienen ni encuentran un objetivo humano universal. Y a falta de él, tienden a utilizar como objetivo primario la felicidad en sus diversas versiones materiales y espirituales. Y consideran fines el ejercer y cultivar las cualidades y virtudes  más convenientes y útiles para alcanzar los objetivos primarios.

Con todo, hay un avance muy importante: al objetivo individualista de Aristóteles y de las religiones, se añade el bienestar y la felicidad de los otros. Del colectivo al que cada uno pertenece. Y de la Humanidad como conjunto universorun, compuesto por todos los hombres. Es un progreso ético enorme. Pero siguen sin saber cual es el objetivo de la humanidad como singulorum (la especie Hombre) porque ni siquiera se plantean su existencia como sujeto.

En general, las virtudes y cualidades sociales de creyentes y no creyentes son las mismas. Pero la exigencia de los no creyentes de la autonomía moral y algunas virtudes diferenciales de las religiones: mortificación, ascetismo, la negación de sí mismo, …  hicieron difícil, hasta hoy, tener unas normas morales comunes.

Intento a continuación resumir algunas de las ideas que me parecen más significativas para nuestras cuestiones, desde la Ilustración hasta ahora. Incluyo luego a Michael Ruse (1940 ..) como filósofo meta-ético actual más representativo: “sociobiólogo”, evolucionista, materialista, humanista y ateo no beligerante.

Utilitaristas

Se considera a Jeremy Bentham( 1748-1832) el fundador de esta escuela, aunque utilitaristas han sido y son todos los filósofos que han intentado fundamentar la ética. Todos buscaban una utilidad para sus objetivos, para sus virtudes. Para los creyentes, el Bien Supremo es también un fin utilísimo para quien lo consigue.

En cualquier caso, entendemos mejor el principio ético de los utilitaristas cuando nos dicen que el objetivo que se trata de conseguir es “ la mayor felicidad para el mayor número”. Se entiende que en la vida terrenal.  O el menos discutible y algo más concreto: “el máximo bienestar para el máximo número”.

Como nos ocurre con el resto de los filósofos buenos, este objetivo coincide con el nuestro ya que es un medio para intentar conseguir la supervivencia.  Hemos dicho repetidamente que el más importante objetivo parcial para la supervivencia es la adaptabilidad. Y la mayor adaptabilidad se consigue con el mayor bienestar del mayor número de individuos posible en cada momento y circunstancia. Pero sin llegar a máximos, y pensando en una situación “normal”, ya decía Darwin que las tribus felices superviven mejor.

El utilitarismo ha sido muy criticado. Especialmente en sus posibles aplicaciones más atípicas y extremas. Pero teóricamente es un excelente principio ético. Y no es preciso, como critican sus detractores, conocer la integral de las felicidades o bienestares individuales de todos los sujetos actuales. Ni estimar el valor de las sumas posibles en cada momento de los próximos años o lustros.  Para funcionar es suficiente con las normales estimaciones que se consiguen con los sistemas de medida utilizados en los trabajos sociológicos. Y cualquier persona normal sabe si sus actos y omisiones sociales producen o pueden producir felicidad y bienestar, o dolor y mal. Y no es difícil valorar, a efectos operativos, tanto el bienestar mundial como el diferencial de los distintos sujetos y colectivos.

Estos problemas son los propios de las aplicaciones concretas de cualquier principio ético. No voy a reseñar a Moore, el de la falacia naturalista, pero quien no la conozca y tenga curiosidad puede intentar leer su Ética, publicado en 1912, nueve años después de sus Principia Éthica, para ver las dificultades de la ética aplicada.