El quehacer de los hombres

Nota manuscrita en mi libro “diario” de tapas azules el 13.1.1985.

(Copio literalmente)…sigo. Pero quiero decir una idea que estos días me ha surgido muy clara:

Ya sé cuál es el quehacer de los hombres en los próximos años, en la próxima etapa de su andar como colectivo natural, como grupo de animales-hombres, de hombres, de lo único que está claro que somos.

Somos una parte de este mundo, la más preparada para hacer de Noes. Es decir, nuestro oficio, hasta que se consiga, es trasbordar a otro planeta, u otro sitio, antes de que éste en que estamos, llamado Tierra, sea inútil para nuestra vida.

Nuestro oficio pues, nuestra ocupación vital obligatoria es buscar otra “tierra” donde hacer que la vida (nuestra vida), continúe. Está claro que ése es nuestro imperativo categórico como especie. Tal vez no se consiga en mil años más, pero ése es muy poco tiempo, si la tierra no se destruye antes. No parece que lo vaya a hacer por causas “naturales”.

Tenemos pues dos obligaciones derivadas de la que he dicho:

1º. Intentar trasbordar vida, cuanta más mejor, a otro planeta más joven, antes de que éste deje de ser capaz de tener hombres encima (aunque pueda tener otras formas de vida). Nuestra obligación como hombres es salvar, como mínimo, a nuestra especie. Y lo más que podamos de lo que nos rodea.

2º.Mantener la tierra habitable hasta que consigamos lo anterior.

           Esta es, para mí, una idea clara, diáfana, natural y a la vez divina (si existe o hay que hacer a Dios).

Segundo tema  (dudoso):

Está menos claro, si además de tratar de conseguir sobrevivir a la Tierra, el Hombre debe intentar ser mejor “per sé”. Quiero decir, no mejor porque eso contribuya a la supervivencia de la especie, sino mejor por su “naturaleza”(o la del Otro). 

              Otro problema que se plantea es Dios .Y no se resuelve con la idea primera de obligatoriedad de intentar la supervivencia de la especie.

             Se intuye que tras este instinto, este “deber ser” de intentar vivir como especie (ya que la naturaleza nos ha hecho así para que seamos capaces de  trasbordar, cosa que se ve posible), puede existir un “deber ser” mayor. Con tiempo suficiente, el Hombre puede” mejorar” moralmente  tanto que llegue a ser “ángel” y luego “dios”. Y si es así, es muy posible que otros “hombres” u otras formas de vida ya estén en camino de ello.

            Caben pues, claramente, dos teorías de Dios:

  1. a) Un Dios preexistente que” tira” de nosotros para que nos vayamos acercando más a Él. Y tras lo que caben varias teorías en cuanto a lo que hace con los que mueren o morirán.
  2. b) Un dios no hecho pero sí haciéndose (los 30 pájaros de la leyenda china). En este caso también tiraría de nosotros ese “nodios-naturaleza” para que lo vayamos haciendo durante toda la eternidad. Y esto sería un camino hacia Dios. No al que está, sino al que estará.

            En cualquiera de los dos casos pueden existir ángeles y dioses intermedios en el cosmos (en el cielo), que serían “superhombres” o entes vitales más adelantados que nosotros, con los que caben relaciones o no. Si las hemos tenido o las tenemos pueden “Ellos” ser tan poderosos y distintos que nos parezcan plenos dioses, o el pleno Dios.(relación hormiga-hombre).

         Lo contenido en las páginas anteriores requiere mucho desarrollo y no sé si tendré tiempo alguna vez. Pero es la justificación del hombre. Es hasta ahora el único ente vivo que conozcamos capaz de superar la Tierra. La “naturaleza” es más lista de lo que parecía. No hace un mundo para que se agote. No pone unas casi infinitas variedades de vida para nada. Parece que prueba hasta que le sale un “bicho”, el hombre, capaz de superar su hábitat condenado a morir. Si el hombre sale de la Tierra y puede ir dando saltos y avanzando por el cosmos puede ser eterno. Y si prospera, no solo técnica, sino también moralmente, puede llegar a ser una especie de dios.

        Lo que acabo de decir no lo he pensado bien en su parte evolutiva  hacia Dios, pero tal vez sea así. Por otra parte me suena haberlo leído sin entenderlo así en el mismo Génesis. ¿Será verdad lo de los ángeles malos?.  ¿Serán “hombres” evolucionados y desviados? ¿Estarán aún por ahí sueltos? ¿ Buenos y malos? No parece imposible.

 Continúa  el diario con otras disquisiciones sobre el tema que ya no afectan al asunto del imperativo vital.