Madrid,11.9.2000

EL IMPERATIVO VITAL-1

IDEAS PARA UNA ETICA UNIVERSAL

Idea Básica:

– El objetivo de la especie hombre, como el de cualquier otra especie, es sobrevivir. 

– Resumiendo la frase anterior:” El objetivo del Hombre es sobrevivir como especie”.

– Ampliando algo la frase: El objetivo primero y último de cada hombre y de la especie Hombre, es, como el de cualquier otra especie, sobrevivir.

Y por eso y para eso, ser o ir haciéndose mejores (más fuertes, más santos, más sociables, más buenos, más ricos, más adaptados, más sanos, más sabios, ¿más numerosos? ¿más crueles? …). En general, más todo aquello que en cada momento se “piense”, consciente o inconscientemente, que es mejor y más eficaz para la conservación, o perpetuación, o supervivencia de la especie.

Cada individuo, familia, tribu, clan, nación, etc. traducirá normalmente este impulso en la supervivencia del individuo, familia, grupo, tribu, clan, nación, etc. Según la circunstancia y cultura de cada uno en cada momento.

– Todo lo anterior, es decir el objetivo, imperativo, o mandato básico, y sus derivaciones, está inscrito genéticamente en cada individuo de cada especie. Y explícito, según la cultura de cada individuo o colectivo en cada momento, aunque, como es lógico, de forma fragmentada ( es decir , sólo en lo que afecta a cada uno en ese momento, incluida la historia).

Sin embargo, no he encontrado aún  ningún escrito, declaración, principio político, ética o moral, dogma religioso, etc., donde esté explícito en esta forma general, este objetivo básico de la especie Hombre.

Creo firme y profundamente que existe la necesidad urgente de explicitar estas ideas y de obrar en consecuencia.

Si este objetivo básico o fundamental es cierto, su proclamación y asunción conscientes y efectivas, deben llevar a que la Humanidad, el Hombre, revise sus valores éticos y morales. Y a que, a la vez, faciliten la orientación práctica de las acciones personales y colectivas de todos los hombres.

-Como es lógico, este principio básico, inscrito desde siempre en cada hombre, ha orientado su actuación y la de los distintos grupos humanos desde su origen hasta ahora. Y lo sigue y seguirá haciendo. Y por eso los hombres han tendido y tienden a ser “mejores” como forma de ser más eficientes para sí y para la especie. 

 Cabría pensar por lo anterior que no haría falta la explicitación que  propugno. Sin embargo, mi experiencia empresarial, y lo poco que sé de otras disciplinas, me llevan a creer en la imperiosa necesidad de que este objetivo sea explicitado, conocido, y asumido expresamente en todas las actividades de los hombres y de los distintos grupos humanos, desde el más pequeño o familiar a toda la especie.

 Creo tan firmemente hoy en estas ideas que, salvo que me convenza de lo contrario, es mi intención dedicarme prioritariamente a su estudio, desarrollo, divulgación y aplicación durante los años que me queden de vida. En la idea de que esta es la tarea más importante que se puede realizar para el bien del hombre, que es, naturalmente, el bien de la especie…

-Creo que, a la luz de estas ideas, se pueden explicar todos los interrogantes prácticos, que importan a todos y cada uno de los hombres. Es decir, se puede responder a las múltiples preguntas sobre el sentido de la vida y sobre la forma de vivirla.

-Aclarando lo anterior, no veo en principio que la idea del “objetivo de supervivencia” que estamos manejando pueda responder a las preguntas “quienes somos”, “de dónde venimos” , qué somos”. Pero sí puede contestar a las preguntas “operativas” de: ¿qué tengo que hacer?, ¿para qué estoy yo aquí?, ¿cuál es mi objetivo en la vida?. y lo que es muy importante ¿ qué debo hacer para ser feliz?.

También es claro que la asunción de esta Idea Básica, llevará a modificar algunos principios éticos, creando una “Ética global de la Humanidad” o “Ética del Hombre”, o “Ética Universal”, si se quiere incluir a las demás especies. Que en algo será distinta a las éticas históricas y actuales. Y que deberá ser distinta, en sus aplicaciones, para las distintas culturas.

Como ejemplo occidental, habrá que revisar las ideas y principios de la modernidad, la posmodernidad y la ultramodernidad. Para adaptarlas a la Idea Básica, que declaro permanente y única en su vigencia. Aunque pueda ser parcial, contingente y plural en su desarrollo teórico y sobre todo en sus aplicaciones prácticas a colectivos y tiempos diferentes.

-Intuyo que la Idea Básica es cierta y operativa con cualquier religión o creencia. Y que no contradice, sino que reafirma, todas las doctrinas que han existido y existen sobre los llamados “derechos humanos”. Creo también que toda la historia del hombre cobra sentido a la luz de esta Idea Básica.

-Intuyo también que la aplicación práctica de esta Idea Básica, deberá propiciar y acelerar lo siguiente (a título de ejemplo y según viene a mi memoria):

  • La conservación del planeta Tierra.
  •  La investigación y desarrollo espaciales para buscar lugares donde la especie  pueda vivir cuando la Tierra no  sea habitable por las causas que sean.
  • La mejora genética.
  • Posiblemente la reducción del número de individuos de la especie habitando a la vez el planeta. (Mediante planes de control de la natalidad o con otras técnicas).
  • La creación o mejora de un Organismo Mundial que se ocupe de ver, pensar, asumir, desarrollar, implantar y controlar lo que la Idea implica.
  • Una mayor conciencia de pertenecer a la Humanidad y de hermandad entre  los hombres y de éstos con el resto de los seres y cosas del Universo. Desarrollando actitudes, banderas, símbolos, grupos, etc.
  • El temor a la extinción de la especie. Por catástrofes naturales y sobre todo por la propia acción del Hombre.
  •  Etc. etc.

-Creo que el pensamiento filosófico ha quedado atrasado en relación con la técnica. Y en cualquier caso ha quedado donde está, que es desde donde debe hacer un enorme y rápido esfuerzo de desarrollo para adaptar los conocimientos históricos del hombre a esta idea.

Por lo que yo sé, que es muy poco, la filosofía se ha ocupado y ocupa  (con poco éxito hasta ahora), de pensar sobre “qué somos”, “cómo somos”, ” de dónde venimos”, etc. Todo eso en cuanto al Hombre como especie y también para el hombre individual. Y motivados, (la filosofía y los filósofos), por el noble y puro afán de saber,( también inscrito en el hombre  como técnica de supervivencia). Y para intentar que todos y cada uno seamos mejores y más  felices. (O al menos estos eran los ideales de algunos clásicos).

En mi opinión, le ha faltado, hasta ahora, preguntarse con más entusiasmo sobre “qué debe hacer el Hombre”. y” cuál es la meta u objetivo de la especie”.

 -Las religiones han  tratado de contestar más a estas preguntas. Y las respuestas a “qué debe hacer el Hombre” o “cuál es su meta u objetivo”, han sido, son, poco más o menos del siguiente tenor, (en lo que sabemos):

    – Vivir de forma que al morir vaya al cielo o paraíso y no al infierno.

    -Perfeccionarse mediante ciertas prácticas para hacerse mejor en sucesivas reencarnaciones. 

–  Los políticos, por su parte, han estado y están muy ocupados consiguiendo y conservando el poder. Para intentar,( cuando lo tienen y son buenos), que sobreviva y  mejore cada una de sus tribus,  colectivos, comunidades o naciones. Aunque sea a costa del vecino. Y  generalmente es a costa del vecino, cosa que da más alegría al pueblo propio y más votos al político.

En la “cumbre del milenio”, celebrada en estos días (año 2000) en la ONU, los objetivos que se han puesto han sido parciales o de segundo nivel .Sin explicitar el primero. Y por ello quedan cojos y sin fuerza. Y nadie se los cree, salvo los ingenuos y limpios de corazón, que pintan poco en estos temas. Y además no se ha enterado casi nadie, como es habitual. Dicen, poco más o menos:

  • Mejorar las relaciones entre los pueblos.
  • La paz y la seguridad internacional.
  • Eliminación de la pobreza.
  • Derechos humanos.
  • Protección de los más vulnerables.
  • Atención a África.
  • Fortalecimiento de las Naciones Unidas.

A falta de leer la declaración completa, estos son objetivos parciales, que, en principio parecen favorecer la consecución del Objetivo Básico, pero no se han pensado con esa intención. Y es posible que algunas de estas acciones no fuesen las más adecuadas o incluso fuesen contraproducentes.

– Como otro ejemplo, la asunción de la Idea Básica podría llevar a la creación de un organismo mundial fuerte (tal vez un gobierno mundial), que gerenciase a la especie y la dirigiese hacia su objetivo de supervivencia.

-Creo que es posible que la Idea Básica sea mejor entendida por los hombres de empresa que por los filósofos o incluso que por los políticos.

-Creo que las religiones también pueden ayudar a la difusión y arraigo de esta idea, ya que puede dar sentido a un “dios” final de lo humano.

-Todo lo anterior está enunciado de forma embrionaria. Es mi intención, bien solo, o con las ayudas que pueda obtener, seguir desarrollando esta idea y sus aplicaciones, que intuyo inmensas, en todos los campos del conocimiento del hombre.

– En términos empresariales también existen dificultades para ver y explicitar los objetivos de la empresa. Según las modas, estos objetivos pueden enunciarse como “ganar cuota de mercado”, “vender más”, “ser más grandes”, ” ganar más”, ” crear valor para los accionistas”, etc. Estos siguen siendo objetivos parciales. Creo que sobrevivir es también el objetivo empresarial  más universal y permanente. Y sin embargo no está explícito y eso crea distorsiones.

Lo pongo como ejemplo de que también en la empresa se produce esta falta de visión elemental. Pero sí se tiene conciencia, cada vez más, de la importancia de elegir y enunciar bien los objetivos ( totales y para cada función) . Y que sean conocidos y asumidos. Este ha sido uno de los aspectos clave del desarrollo empresarial. Mi experiencia así lo atestigua.

-También las naciones, y en general los grupos humanos, funcionan mejor si tienen los objetivos o “ideales” claros. P. ejemplo en tiempos de guerra, de emergencias, etc.

– Los hombres individuales tienen el objetivo básico grabado en su conciencia, en sus genes. Por ello, como cualquier otra especie tienden a actuar conforme a él: procrean, intentan ser más fuertes, más sabios, más sanos; buscando en las doctrinas, en su cultura, lo que les diga qué es lo mejor para ello.

Y cada “cultura”, también inspirada por la Idea Básica, tiende a su supervivencia intentando hacer sociedades mejores para sobrevivir y hacerse más fuertes. Solo les falta ” reconocer ” que lo hacen porque son parte de un todo, la especie humana, que es la que tiene el mandato primigenio y permanente, el imperativo categórico de sobrevivir. Y para ello ser mejor.

Tengo la duda de si el “ser mejor” es también un objetivo primario. En cualquier caso , como no se puede ser mejor sin ser, parece que el objetivo de supervivencia es anterior o prioritario al de ” ser mejor”.

También habría que definir que es ” ser mejor”. Pero esta tarea de establecer principios y pautas morales y de eficiencia  se facilita mucho  si se parte del objetivo básico. Es decir será bueno / mejor, aquello que este más dirigido a facilitar la supervivencia de la especie. Y peor, aquello que la ponga en peligro o la dificulte. La Idea Básica , puede y debe servir como contraste ético ( e incluso estético).

Existirán también en esta nueva ética actos indiferentes a título individual, aunque si aceptamos el efecto “mariposa”, aquellos que tengan una manga estrecha podrán, sin duda, enderezar sus conciencias, con pocas dudas, a la luz de este elemental principio ético.

-Recientemente y por primera vez, he leído en un periódico una idea que roza la Idea Básica. El periodista propugnaba la creación de un símbolo del mundo, Decía que los aragoneses vibraban ante la imagen de la Virgen del Pilar, los españoles ante la bandera de España, etc . Pero que no había un símbolo de la Humanidad. Esta es, gráfica y sentimentalmente, la Idea Básica. Habría que añadirle la de supervivencia, para actuar.

– Naturalmente dentro de la nueva “ética global” existe la posibilidad del mal y de los malos. Será malo con distintos grados:

         a) Lo que atente directamente a la supervivencia de la especie.

              P.e. destrucción de recursos vitales, contaminación, guerras, 

         b) Lo que dificulte o impida las mejoras de la especie

         c) Lo que no favorezca la consecución del objetivo básico.

Todo esto debe llevar a una revisión de la bondad, maldad o indiferencia de los actos humanos. Con la gran dificultad de saber qué es y qué no es bueno para la supervivencia de la especie en muchos casos.( Hacer lista de ejemplos).

Naturalmente  y como hasta ahora, las reglas morales concretas serán cambiantes según cambie la técnica y las ciencias (la biología, el aprovechamiento de los recursos, la medicina, etc.). En cualquier caso se trataría de ir modificando la escala de los valores según las circunstancias del entorno y de las exigencias, perspectivas y posibilidades de cada momento.

-También habrá que traducir a términos individuales, lo que está claro para el conjunto. Es decir cuál es su objetivo concreto según sus circunstancias.

 Y no solamente a términos individuales, sino por colectivos, regiones, países etc. Ya que cada colectivo deberá contribuir al objetivo global según sus circunstancias y posibilidades. Es decir con objetivos parciales propios, al igual que en una empresa, cada sucursal o departamento, o centro de trabajo, tiene sus objetivos, tareas, normas, etc., según sus habilidades, equipamiento, mercado o entorno, etc.

-Esta labor de asignación de objetivos y tareas, que hoy ya está hecha hasta donde está ( y parece que no mal del todo por el éxito y la variedad conseguidos), es muy importante para la eficacia del proceso y para la satisfacción de cada grupo. Se llegará a la satisfacción vital en la medida en que los colectivos e individuos tengan objetivos claros  y adaptados a sus circunstancias y posibilidades. Y además exista, como ya existe ahora en muchas sociedades, un sistema de motivación y de incentivación .Pero en lo nuevo, adaptado al nuevo objetivo , que sería común y compartido. Y por tanto generador de colaboración en lugar de competencia.

El actual sistema de objetivos “localistas” y de la distribución de tareas y funciones entre los distintos pueblos y comunidades, hace, en muchos casos que se produzcan choques de unos con otros. Toda la historia y la actualidad está llena de guerras y sufrimientos por estas causas.

-Indudablemente hay un riesgo en el desarrollo de esta idea. Si existiera un Gobierno Mundial, con poder para planificar y fijar los objetivos operativos globales y parciales, cabría la posibilidad de errores en la decisión de las acciones a realizar, bien por incompetencia o por maldad ( soberbia, avaricia…). Las consecuencias de un error u omisión de “La Casa Central”, pueden ser enormes si el error es grave o afecta a muchas personas (ingeniería genética, manipulación de la energía, desviaciones morales, política de población, exceso de uniformidad…).

Tal vez para evitar estos grandes peligros debería seguir existiendo un Gobierno descentralizado, con un fuerte sistema de “segunda mano” y control.

Todos estos aspectos, importantes, pero secundarios, serían una parte de la “nueva ética” y de las nuevas teorías sobre las formas de conseguir el objetivo básico.

Nota del 25.11.2006 : Estas líneas fueron manuscritas el 11.9.2000 en unas horas y de un tirón. El texto, por tanto, no está muy ordenado ni pulido. Y en aquel momento casi no había leído nada sobre el tema.

Pero creo que recoge casi todas las ideas importantes. Incluso recoge algunas que son poco importantes o discutibles.